PlenEat

Juan Vila Notario y Carlota Mateos lideran un proyecto con un profundo componente social y medioambiental

Son emprendedores de éxito y en este punto de sus carreras apuestan, más que nunca, por el compromiso con la sociedad y con el planeta. Porque la alimentación no es un gesto trivial, ellos se posicionan y brindan la solución a aquellas empresas que desean sumarse a su triple impacto. PlenEat es su proyecto ‘Campo-Ciudad’ y persigue tres objetivos: Llevar salud a la ciudad; fijar población rural en áreas que se están despoblando dramáticamente y cuidar del medioambiente ya que la agricultura y la ganadería ecológicas producen de forma más limpia al no usar productos químicos que contaminan la tierra o los acuíferos, ni antibióticos y otras sustancias para acelerar artificialmente el crecimiento de los animales.

El germen de la idea fue una conversación casual entre Carlota Mateos, fundadora de Rusticae, y Juan Vila Notario, emprendedor con un extenso currículum y fundador de Meta4, Bodegas Aalto y del hotel Club ecológico Cuesta de Patas, en Cuenca. En aquel encuentro charlaron sobre la importancia de una alimentación ecológica para las personas y el planeta, de la necesidad de un nuevo modelo para llegar a más personas y de dar respuesta a compañías que no cuentan con una oferta realmente saludable y de calidad y que, sin embargo, están muy interesadas en tener un impacto positivo en la salud de sus empleados.

 

Alimentar a más de 5000 personas cada día

Asesorados por Elena Carrió, elaboran desayunos, productos take away y menús del día caseros siempre a partir de ingredientes de temporada, ecológicos certificados y a un precio competitivo (menú completo 9,50€, medio menú 7,5€ y desayuno 2,5€). Lo hacen en una cocina central en Madrid, equipada con la maquinaria más avanzada y con capacidad para alimentar a más de 5.000 personas cada día, y los distribuyen, también cada día, a los comedores y corners que PlenEat tiene en cada empresa.

La finalidad que Juan y Carlota persiguen es que un gran número de usuarios elijan alimentarse cada día sin químicos porque el beneficio para su salud no admite dudas y porque este consumo promueve automáticamente la producción y transformación 100% ECO en el campo, dinamizando el desarrollo rural y favoreciendo el círculo virtuoso “campo-ciudad”. Con ese engranaje en marcha el impacto positivo para el planeta viene solo.

Después de un año, los datos corroboran el beneficio para las empresas que apuestan por diferenciarse del resto y tener entre sus prioridades el bienestar de los empleados. Y es que estos gozan de mayor energía y concentración. Mejoran la salud a largo plazo y disminuyen las bajas por enfermedad. También destacan que, además de ser BIO, es una propuesta gastronómica muy sabrosa y variada. Se trata de un formato muy cómodo al estar imbricado dentro de la empresa y aumenta la satisfacción y la sensación de estar cuidándose.

Por otro lado, PlenEat también ofrece servicios de Catering BIO para empresas (salas de reunión, formación y eventos), así como en bodas y otro tipo de celebraciones. Y próximamente ponen en marcha un piloto de Máquinas de Vending BIO para empresas, gimnasios, hospitales y aeropuertos.

Productos ecológicos certificados

PlenEat solo trabaja con productos ecológicos certificados, es decir, sujetos a rigurosos controles que aseguran el cumplimiento de las prácticas que marca la normativa europea. En este punto, es fundamental el nexo con la red de agricultores y ganaderos. Además, Juan Vila es el impulsor de un nodo de producción agropecuario 100% ecológico en Campillo de Altobuey, en la comarca de La Manchuela (Cuenca). Para PlenEat o todos los ingredientes están certificados o no hay garantía.

En el caso de los vegetales significa que no se les ha tratado con plaguicidas, herbicidas, insecticidas ni fungicidas. En la tierra no se han usado abonos químicos; es decir que ha sido abonada con fertilizantes naturales como mínimo desde tres años antes de la certificación. Tampoco se utilizan transgénicos. Por otro lado, la tierra se regenera, no agota todos sus nutrientes ni se empobrece dado que se respetan los períodos de barbecho y hay rotación de cultivos. Se trata de no sabotear a la naturaleza.

En cuanto a los animales: han sido alimentados con piensos ecológicos; no han sido tratados con antibióticos ni ningún otro tipo de químico respetando sus ritmos naturales de crecimiento; se han criado al aire libre y en los establos han gozado del espacio vital suficiente y han sido sacrificados sin sufrimiento ni maltrato. El pescado de piscifactoría también es certificado ecológico y para el pescado de pesca extractiva se eligen piezas pequeñas para evitar biosulfitos y metales pesados.

En su cocina, PlenEat no utiliza ningún tipo de refinados (azúcares, harinas…), ni grasas saturadas o hidrogenadas. Tampoco hacen fritos, ni reutilizan el aceite y tienen totalmente desterrado el microoondas, el teflón y el aluminio.

La alimentación saludable y ecológica no es una tendencia, es una realidad. Cada vez comemos con más conciencia y nos preocupa más cómo nos afecta a la salud, sin embargo en los hogares españoles se cocina cada vez menos, por eso PlenEat tiene clara que su propuesta de valor es totalmente diferencial. España es el primer productor ecológico de Europa y, en los últimos tres ejercicios este tipo de consumo ha crecido el 24% anualmente. PlenEat responde a una necesidad y lo hace con un objetivo social y medioambiental.

Desde su blog www.pleneat.es/blog también son muy activos en la divulgación de las bondades de la alimentación ecológica siempre respetuosa con nuestro organismo y con el planeta.

 

www.pleneat.es